Exquisitos sabores de República Dominicana

Los pueblos se distinguen unos de otros por sus tradiciones, idioma, costumbres y también por su gastronomía, donde se refleja la influencia de diferentes culturas.

La cocina “caribeña” es un claro reflejo de siglos de historia que unen costumbres indígenas con extranjeras, como la inglesa, española, francesa y africana. Siendo ésta última la que ha dejado huellas imborrables en la gastronomía del Caribe.

La culinaria dominicana se encuentra dentro del contexto de la llamada cocina criolla antillana y existen en ella una variedad exquisita de platillos donde se mezclan de manera perfecta la cocina española y la africana.

Degustar sus sabores es hacer una viaje a la época de su colonización donde amos y esclavos, sin saberlo, estaban creando una cultura nueva al unir ingredientes de sus países de origen.

Al visitar Republica Dominicana tendremos la posibilidad de disfrutar de diversas recetas, muchas de ellas son platos populares que tanto se comen en casa como en los restaurantes de la ciudad.

  • El Sancocho de frijoles (habichuelas): Este platillo suele prepararse para fiestas y grandes ocasiones. Se trata de una especie de guisado que lleva patatas, plátanos, carne vacuna y el toque de cilantro,  una hierba que la otorga un sabor muy especial.
  • Los Tostones: De las frutas que más se consumen en República Dominicana, el plátano es el principal, la manera más común es hacerlos es hervidos. Pero existe una guarnición imprescindible en la cocina dominicana, que son los tostones conocidos también con el nombre de fritos. Son trozos de plátano fritos que acompañan como complemento las comidas.
  • La Bandera: Una receta muy simple y que está en todas las mesas y restaurantes dominicanos, realizada con  arroz blanco, habichuelas rojas y carne.
  • El lechón o puerco: Este es otro de los platos deliciosos que forma parte importante de la cocina dominicana, es un típico plato nativo que se prepara principalmente en el Cibao Central y suele consumirse en la Navidad.
  • Platos a base de harina de maiz: Diversos platillos como los guanimos, tortas y los sorullitos, que se comen para el desayuno están hechos a base de harina de maíz. Muchos platillos en Republica Dominicana se preparan con esta harina y se cree que su origen es canario.
  • El locrio: Este es otro platillo clásico y es el más parecido a una paella española, donde el arroz se combina con sardinas, bacalao, camarones y arenque.
  • Pica Pollo: De sabor delicioso, es una de las comidas llamadas “rápida” y está compuesta por trozos de pollo pasados por harina y fritos. Este plato se sirve acompañado de una cerveza helada.

La repostería dominica es sumamente amplia en deliciosas recetas como el dulce de leche y coco o el dulce de leche con jengibre. La característica principal es que el dulce de leche dominicano es sólido y por lo general lo encontraremos en forma de bloques.

Otro postre muy popular es el Majarete, un dulce delicioso hecho a base de maíz rayado, leche de coco, vainilla, azúcar y canela.

En cuanto a las bebidas nativas se encuentran el “mabí” o también llamado “pru” una bebida refrescante ligeramente fermentada y el “cacheo” bebida que se produce del tallo de una palma y también se la deja fermentar ligeramente. Sólo se hace en lugares donde esta clase de palmera existe en Azua y San Juan de la Maguana.

También, son deliciosas dos bebidas hechas con frutas y leche, que  son la “champola” que es el zumo de guanábana con leche y el “morir soñando”, zumo de naranja u otro cítrico mezclado con leche.

Tikal, la ciudad maya en Guatemala

En Guatemala, más precisamente en la región que lleva el nombre de Petén, encontramos la ciudad maya de Tikal, uno de los lugares donde se establecieron la mayoría de las poblaciones de la antigua civilización maya.

Así como los incas perduran a través de su legado histórico de incalculable valor a través de las Ruinas de Machu Picchu, los mayas dejaron los rastros de su inigualable civilización en este lugar del planeta.

Tikal (Lugar de las Voces) fue en todo el transcurso de su  período clásico un lugar próspero. Nada más ver el importante palacio de cinco pisos en lo que era la Acrópolis Central, o deslumbrarnos con el Templo del Gran Jaguar.

Existen tres templos que fueron los de mayor importancia en la época uno de ellos el Templo I (del Gran Jaguar) se estima que fue levantado en el año 700 con una altura de 55 metros, el Templo II, denominado de las Máscaras o Pirámide de la Luna, es un poco más pequeño con 50 metros de altura y por último el Templo III llamado del Gran Sacerdote que se estima fue construido en el año 810 d.C.

Sin embargo,  la más alta de todas las construcciones que pueden encontrarse en Tikal es el llamado Templo de la Serpiente Bicéfala con 64 metros de altura, que fuera considerado en esa época la mayor edificación de la América Precolombina.

Existen también dos templos el V y VI que llevan el nombre de Las Inscripciones y son los únicos que no poseen tumbas en su interior.

Las ruinas mayas y el Parque Nacional de Tikal han sido los primeros sitios en ser declarados Patrimonio de la Humanidad y Patrimonio de la Humanidad Arqueológico y Ecológico del mundo en el año 1979.

En el lugar se encuentra el museo arqueológico donde pueden admirarse excelentes muestras de tallado artesanal, cerámicas y un gran cantidad de esculturas mayas.

Para aquellos que desean visitar este extraordinario lugar existe una ruta que comunica Tikal con la ciudad de Flores (Petén) siendo un trayecto de 76 kilómetros.

Además, dentro del parque existen restaurantes y en el área protegida hay un par de hoteles que ofrecen también la posibilidad de acampar utilizando sus instalaciones, ya que dentro del parque está prohibido hacerlo.

Caminito, una calle a puro tango

Buenos Aires es una ciudad hermosa, quien la ha visitado sabe de ello y al igual que sus habitantes tiene un aire entre triste y melancólico.

Formada por una gran cantidad de barrios, algunos de ellos muy pintorescos como por ejemplo San Telmo, donde las casas de antigüedades nos dan a conocer un poco de su historia.

Otro de los barrios típicos de Buenos Aires y que es visita obligada para el turista que llega a la ciudad, es el barrio de la Boca.

Zona de inmigrantes, en su mayoría italianos, es un lugar con fuerte personalidad, sus casas de colores alegres comparten esa cualidad con sus habitantes divertidos y ruidosos, aunque también como todos los porteños un poco melancólicos.

Cuna de poetas, escritores y artistas plásticos, muchos de ellos han llegado a ocupar lugares de importancia en el acervo cultural y popular de la ciudad.

Más allá de la zona de las conocidas cantinas donde se puede disfrutar de la típica cocina italiana, una calle en particular es conocida y querida por todos sus habitantes es la calle “Caminito”, que con apenas cien metros de longitud se hace inolvidable para quien la visita.

Sin embargo, el ser tan pequeña también la hace particular, sus casas pintadas de diversos colores y con diferentes murales, cerámicas, adornos y balcones floridos, fueron en el pasado un ramal del ferrocarril conocido como “la curva”, un camino que a diario realizaba Juan de Dios Filiberto, autor de tangos quien en homenaje a ese camino escribió el tango que lleva su nombre.

Benito Quinquela Martín, famoso artista plástico argentino dedicado a hacer pinturas con motivos del puerto de Buenos Aires fue quien bautizó a esta callecita con ese nombre “Caminito”.

Hoy, la calle Caminito es uno de los lugares favoritos de visitantes extranjeros y locales, un verdadero museo a cielo abierto, donde se puede disfrutar de exposiciones de cuadros de todos los estilos, tanto de artistas conocidos como aquellos que desean darse a conocer, espectáculos de tango callejeros y una excelente feria de artesanías que funciona los fines de semana, completan un paseo cultural inigualable.

Isla Mujeres

A pocos minutos de Cancún, existe un sitio tranquilo y muy sencillo, para disfrutar de unos días de relax diferentes. Su nombre, Isla Mujeres, muy cerca de la Península de Yucatán en el Mar Caribe.

En pocos minutos, por ferry partiendo de Cancún,  se llega a esta pequeña isla con pintorescas y coloridas casas, hoteles sumamente confortables y restaurantes en la playa, es un paraiso en todo el sentido de la palabra.

La mayor actividad durante el día se realiza en la playa, sus aguas poco profundas son un oasis de tranquilidad y placer.

Diversos restaurantes con comidas típicas para saborear un delicioso almuerzo sin moverse de la playa, los mismos que por la noche son una buena alternativa para una velada romántica a la vera del mar.

También, existe la posibilidad de contratar tours para conocer otras islas como la de Contoy, un santuario de aves que es hoy una reserva natural o el Parque Marino El Garrafón, un lugar estupendo para practicar buceo.

Para los que gustan de hacer un poco de ejercicio, la isla puede recorrerse en bicicleta y para aquellos que gustan de menores esfuerzos existe la posibilidad de alquilar motonetas o pequeños carros de golf para realizar este paseo.

El Parque de las Esculturas se encuentra al sur de la isla, un lugar donde un grupo de artistas mexicanos contemporáneos exponen sus trabajos, aquí también pueden visitarse las milenarias ruinas mayas.

La excursión en submarino es un paseo divertido e interesante de realizar, es sólo acercarse hasta el Parque Atlantis, donde también se practican todo tipo de deportes acuáticos y pueden alquilarse kayaks y botes con pedales.

Para aquellos que buscan un destino romántico para pasar unos días inolvidables, para los que gustan de todo tipo de deportes acuáticos, para quienes desean tranquilidad y estar cerca de la naturaleza, con playas hermosas de agua tibia, Isla Mujeres es el destino ideal

Ciudad de Gramado, la belleza que florece en Brasil

Â

Brasil es un país que posee diferentes climas y paisajes, desde nieve en el sur hasta las tierras más áridas en el nordeste, sin olvidarnos de sus hermosas playas.

Hoy visitaremos una ciudad que se caracteriza por su cuidada belleza, la cordialidad de sus pobladores y el especial turismo rural que allí puede realizarse.

La ciudad de Gramado, es un bello lugar que se encuentra al nordeste del Estado de Río Grande do Sul e inserto dentro de la región de la llamada Serra Gaúcha.

Rodeada de valle y montañas, conocida como la “Ciudad de las Hortensias”, dado que estas flores son el marco de sus calles, plazas y jardines, Gramado ofrece tanto a los turistas locales como extranjeros experiencias inolvidables que vivirán realizando sus llamados “Circuitos turísticos”.

Elegida por aquellos que aman el turismo rural y ecológico, esta ciudad también es el epicentro de diversos festivales y eventos que son conocidos en todo Brasil, como el Festival de invierno Fiesta de la coloniafiesta de las flores y el Festival del cine.

Sus circuitos de agroturismo han sido diseñados por el propio gobierno del Estado de Río Grande Do Sul con la colaboración de diversas comunidades rurales, para brindar desde hace unos años la posibilidad de un turismo rural de excelencia.

Este tipo de emprendimiento se transformó en una actividad desarrollada en tres circuitos:

  • El Circuito Inmersos en el Valle: Que brinda la posibilidad de paseos por cerros con exuberante vegetación típica de la zona, en un ambiente rodeado de ríos y cascadas. El paseo se hace recorriendo la llamada Línea 28, donde se visitan propiedades rurales y se asiste a la producción de vino casero.
  • El Circuito Raíces Coloniales: Por este circuito se llega a dos destinos diferentes Línea Bonita y Línea Nueva. Teniendo como principales atractivos su bella arquitectura y su cocina típica, que representa la esencia de sus colonizadores italianos y alemanes.
  • El Circuito El Cuatrillo: Aquí se visitan las localidades de Tigre y Tapera, lugares que se encuentran rodeados por valles y riachos. En este lugar los viajeros son recibidos por una familia italiana que les hará conocer los secretos de la producción del vino y la grapa y otra familia alemana que los deleitará con una recepción en la que se servirá el típico café alemán el Typiches Kaffee, siempre acompañado de típicas y deliciosas tortas, panes, jaleas, además de todo tipo de productos caseros que allí se fabrican.

Para aquellos que son amantes de Brasil, esta es una opción diferente, fuera de sus conocidas playas, y encontrarán en el turismo rural de esta zona la hermosa ciudad de Gramado un lugar que se caracteriza por la belleza y la tranquilidad.

Vacaciones en contacto con la naturaleza

Muchas personas buscan pasar sus vacaciones en un lugar que contraste significativamente con el sitio donde viven, por ello aquellos que pasan sus días en alguna gran ciudad sueñan con viajar a algún lugar donde puedan estar en contacto con la naturaleza.

En la actualidad existe una gran oferta de lugares para cumplir con ese sueño y una de ellas es Punta Sal, en Perú, un lugar para encontrar paz y tranquilidad olvidándose del estrés de las grandes metrópolis.

Punta Sal se encuentra al norte del Perú, más precisamente a 84 kilómetros de la ciudad de Tumbes y se puede llegar allí por avión o por tierra, desde Lima o desde Tumbes.

La infraestructura tanto hotelera como gastronómica posee excelente servicios para sus visitantes. Con una gran cantidad de actividades para realizar, playas hermosas donde descansar con temperaturas medias de 24 grados durante todo el año.

Existen allí tres playas que son las principales, Punta Sal Chica con aguas muy calmas, Playa Punta Azul y Punta Sal Grande. Todas ellos son magníficos lugares y poseen los servicios y comodidades para pasar una jornada agradable y distendida.

Aquí puede disfrutarse de diversas actividades como pesca de altura para la captura del merlín rayado y negro, dorado y atún. Dentro de los deportes náuticos los aficionados al surf estarán de para bienes pues las olas en este lugar son perfectas, inclusive muchos surfistas visitan Punta Sal todos los años, venidos desde todos los lugares del mundo.

Se puede disfrutar también de la culinaria típica peruana, una comida sabrosa que por lo general tiene como ingrediente principal los mariscos y pescados.

Por la noche, puede optarse entre tomar una copa en uno de sus pintorescos bares o ir a bailar a alguna discoteca.

Punta Sal es una ciudad hermosa, donde hallaremos cordialidad y buena disposición por parte de sus pobladores, quienes disfrutan de compartir con los turistas sus variadas tradiciones y costumbres.

Este es un lugar paradisíaco que ha equilibrado de manera justa la vida moderna en comunión con la naturaleza y que permite a quien arribe a estas tierras, dejar atrás los nervios y estrés disfrutando de hermosos días de sol, playa y diversión garantizada.