Visitando Bonito en Matto Grosso do Sul, Brasil

El bello municipio de Bonito forma parte del estado de Mato Grosso do Sul en Brasil, un sitio donde pueden encontrarse diversos lugares arqueológicos, así como magníficas grutas, cavernas, cascadas y lagunas.

Bonito se encuentra en el interior de Mato Grosso a unos 278 kilómetros de la Capital, Campo Grnade y esta considerada como una de las más bellas y completas zonas naturales para turismo acuático a nivel internacional, con una exhuberante naturaleza y un extenso pantanal al sur.

Por ello, quien llega a Bonito debe concordar con una cosa, y es que “bonito” es un adjetivo muy pequeño para definir tantas maravillas creadas por la naturaleza en esta región de Brasil.

Una tímida ciudad del interior de Mato Grosso do Sul, que sorprende con sus bellos paisajes, ríos de aguas cristalinas colmados de peces, sus grutas y cascadas naturales que atraen turistas de todo el mundo.

Lugares como las Grutas del Lago Azul y de Mimoso, o el hermoso Acuario Natural, los rios Sucuri, do Peixe, Formoso y Río da Prata, llenan de tranquilidad a aquellos que procuran paz y proporciona emociones inolvidables para quienes buscan aventuras.

Muchas bellezas de Bonito se encuentran en el interior de la tierra. Son innumerables las grutas con lagos profundos de aguas cristalinas, en las que experimentados buceadores se arriesgan para conocer ese mundo misterioso.

Bonito también es el sitio perfecto para quienes practican Ecoturismo, el Acuario Natural y el Sendero de los Animales, Boca de Onça, Buraco das Araras, Cascada del Río do Peixe, son sólo algunas de las posbilidades.

En cuanto al Turismo de Aventura y Turismo Rural este lugar es perfecto para la práctica de buceo en el Rio da Prata, en el Formoso, como también la práctica de Rapel, senderismo y escalada.

La Estancia Mimosa, ofrece excursiones a pie para conocer diversas cascadas, pequeñas grutas y piscinas naturales, también existen excursiones a caballo como una oopción diferente de conocer la zona.

El Balneario Municipal, con aguas cristalinas provenientes del Río Formoso permite tener una nítida visión de los peces de brillantes colores y variados tamaños que en el habitan.

Un paseo por el Rio Sucuri, que comienza con una caminata de unos treinta minutos, acompañados por guías, donde los visitantes disfrutarán del paisaje encantador de la región, además de casacadas y lagunas naturales. Llegando a la naciente del río provistos de salvavidas especiales y equipo de snorkel, llega la hora de ir al agua transparente de este río que es el hábitat de bellos peces multicolores y una exhuberante flora subacuática.

Rapel en el Abismo Anhumas, son 72 metros de altura y unas incomparables cavernas donde pueden verse formaciones de roca de diversos formatos y un lago de agua cristalina. La subida da la posibilidad de deleitarse con un paisaje nunca visto.

Visitar Boca da Onça, un sitio a 156 metros de altua que comienza con un paseo de unos 4 kilómetros pasando por diversas cascadas y piscinas naturales. Y para quienes desean sentirse como peces en el agua y tener la sensación de fluctuar en ellas, el Acuario Natural del Río Bahía Bonita les dará la posibilidad de hacerlo y gozar además de una infraestructura excelente en el lugar, con pisicinas, spa con hidromasaje, restaurantes variados y hasta un museo.

La Gruta de São Miguel es espectacular, con un acceso que se realiza a través de un puente suspendido sobre la exhuberante vegetación. La gruta posee una gran variedad de formaciones calcárias coloridas de una belleza pocas veces vista.

El llamado Buraco das Araras un lugar donde existe una cueva con 124 metros de profundidad y 160 metros de diámetro que posibilita una visión panorámica de su interior donde las Araras (aves típicas del Brasil) de colores negro, rojo y con picos amarillos retornan diariamente al lugar que es su hogar natural. En el fondo de la cueva existe un gran lago donde habitan gran variedad de reptiles.

El Lago Azul es un lugar prehistórico una gruta de 126 metros de profundidas situado en la Fazenda Anhumas. Se trata de un sitio descubierto por los indios Terena en 1924. Si se llega allí al amanecer entre las 7 y las 9 de la mañana los rayos del sol entran a la caverna reflejándose en el agua y tornandose de color azul, formando vapor que dibuja un arcoiris. Las estalactitas de la gruta pueden verse reflejadas en las aguas de este hermoso lago y se dibujan las imágenes por duplicado.

Existen en toda la zona, diversos restaurantes que ofrecen tanto platillos de la gastronomía tradicional de la zona como otros de la cocina internaciona. También hay hoteles de varias categorías y las típicas posadas brasileras.

Como puede verse un viaje a Bonito es toda una aventura que día a día nos revelará un nuevo paisaje, una nueva cascada, una vida diferente rodeados de una naturaleza bellísima multicolor que quedará para siempre en nuestro recuerdo.