Eguisheim, el encanto de Alsacia

Francia posee espectaculares sitios para ser visitados y recorridos, desde sus grandes ciudades como París hasta pequeños y encantadores pueblos que nos harán revivir la época medieval.

Para disfrutar de estos bellos sitios viajaremos hasta Alsacia donde se encuentra el pequeño poblado de Eguisheim que junto con otros sitios semejantes pertenece a la famosa Ruta del Vino.

El encanto de Eguisheim ya nos conquistará al llegar con la bonita y armoniosa estructura de forma concéntrica que posee el lugar, donde sus calles forman tres círculos que se encuentran alrededor de las ruinas del viejo castillo del siglo VIII y que formaba parte del pueblo.

Toda esta comunidad ha sido construida de forma circular ya que en tiempos pasados cumplía la función de una fortaleza para proteger a sus habitantes de ser atacados por los enemigos.

Las bonitas y pintorescas casas tienen sus fachadas pintadas en diversas tonalidades que van desde el azul, pasando por el amarillo y llegando a un delicado color rosa, en tanto que ventanas y balcones se encuentran adornadas con fuertes vigas de madera y coloridas flores.

De su pasado han quedado monumentos importantes entre ellos pueden visitarse la Iglesia de Saint Pierre et Saint Paul, una construcción moderna levantada en el siglo XIX, donde se pueden admirar un auténtico tímpano románico, un hermoso órgano y el magnífico campanario, además de algunas ruinas de la antigua iglesia románica del siglo XII sobre la cual fue levantado el actual edificio.

Llama la atención de los visitantes la gran cantidad, aunque diversidad de fuentes que pueden verse en todo el pueblo y todas de épocas diferentes, además de  un singular parque de cigüeñas, una de las atracciones más concurridas por su inigualable belleza.

En los alrededores de Eguisheim pueden recorrerse  los excelentes viñedos y ruinas de otros castillos que aún hoy descansan en la zona.

Dentro de los personajes famosos que nacieron en Eguisheim se encuentra el Papa San León IX, hijo del conde alsaciano Hugo de Eguisheim.

Todo es mágico en este hermoso poblado de la época medieval, y al estar allí parece un sueño salido de un libro de cuentos, donde  recorrer un pasado muy lejano puede hacerse realidad.

Petrópolis, turismo cultural y rural

A sólo 68 kilómetros de Río de Janeiro, dejamos atrás el mar y las hermosas playas de esa ciudad para encontrarnos con un paisaje montañoso, de clima cálido y una extensa historia.

Así,  llegamos a la bella Petrópolis, una ciudad ideal para hacer turismo cultural y rural dado su legado cultural y sus  hermosos paisajes.

Elegida por el emperador Pedro II como su residencia veraniega tanto por su clima excelente como por sus hermosos paisajes, Petrópolis se transformó,  en la época de la colonia,  en uno de los lugares preferidos por aristócratas y acaudalados hombres que construyeron allí sus mansiones y palacios.

En 1843 comienza la construcción del Palacio Imperial que culmina en 1864, un hermoso edificio de estilo neoclásico pero relativamente simple para ser la residencia de verano del entonces soberano de Brasil. Hoy, se ha transformado en un museo en el cual se exponen varios objetos de uso diario de la época y joyas pertenecientes a la realeza. Sus amplios salones se dividen en la sala de música, comedor, sala de estar y los dormitorios reales, donde pueden admirarse objetos de gran valor histórico, como la corona real hecha en oro y adornada con perlas y brillantes.

El Palacio de Cristal, es un maravilloso invernadero que fue inaugurado en Petrópolis en 1884. Llegó desde Francia en 1879 totalmente desmontado siendo armado en el lugar donde hoy se encuentra, siendo utilizado en la época de la colonia para banquetes y festivales organizados por la realeza, como también para la realización de distintas exposiciones de productos regionales. Rodeado de fuentes y jardines este encantador edificio es utilizado en la actualidad para conciertos y exposiciones de arte.

También en esta ciudad se encuentran las que fueran residencias de varias personalidades de Brasil como la casa del barón de Mauá, la del famoso aviador Santos Dumont diseñada por él mismo se la conoce con el nombre de “La Encantada”, la casa de la Princesa Isabel residencia oficial de la princesa y del Conde d’ Eu, construida en 1853 por el Barón de Pilar, el Palacio Amarelo y otras residencias más que se encuentran en este hermoso centro histórico.

El orquidário es otra maravilla que no puede dejar de visitarse, construido en 1870 posee innumerable variedad de orquídeas que son exportadas a Estados Unidos, Alemania y Japón.

La Catedral de San Pedro de Alcántará, el Palacio de la Quitandinha, donde los viajantes hacían un alto para comer y reponer fuerzas, es hoy un edificio que abriga departamentos y salones.

Pero no todo en Petrópolis es  historia y  cultura, para los amantes del turismo rural y que gustan de practicar senderismo,  en Petrópolis hallarán más de un camino señalizado para realizar diferentes excursiones de uno o varios días.

Entre las rutas más destacadas para excursiones encontramos:

Pedra do Retiro: un camino ubicado entre la Reserva Biológica de Alcobaça y la de Araras e Tinguá, este es uno de las opciones más atractivas para realizar senderismo.  Se encuentra a unos 1546 metros de altura, con vistas maravillosas y paisajes inolvidables. Se trata de un sendero de fácil acceso rodeado de espesa vegetación.

Rota 22: Es otro de los circuitos más apreciados de la zona, fue creado en el 2003, en el camino existen varias posadas, cafés, restaurantes y lugares de venta de artesanías.

Travessia Cobiçado – Ventania: Este es un recorrido de unas cinco horas que va desde el monte Cobiçado al monte Ventania, con una diversidad de panoramas, es una excursión un poco más peligrosa por el tipo de camino que debe realizarse, entre abismos y varios obstáculos naturales, sobre todo la subida al primer monte que tiene una inclinación de unos 75 grados. Debe hacerse acompañado de guías experimentados, pudiendo verse en el trayecto lugares como la Floresta de Mutucas y la el Río Palatino, con vegetación exhuberante y diversa.

De Petrópolis hasta Teresópolis: Localizada en el Parque Nacional de la Sierra dos Orgãos, esta excursión es toda una aventura que necesita ser planificada con anterioridad, llevando además el equipo correcto para realizarla y un guia experimentado ya que es una travesía que dura aproximadamente unos 3 días. Sin embargo, vale la pena por lo bonito de los paisajes y diferentes parajes a los que se tiene acceso.

Trilha Aguas Lindas a Nogueiras: Un hermoso paseo hasta el interior de las Matas de Nogueiras, con inmensos árboles y hermosas flores silvestres y exhoticas.

Trilha do Açu: Un lugar espectacular en el Parque Nacional Sierra dos Órgãos, la temporada para hacer este camino se inicia a finales de abril y puede realizarse hasta setiembre, ya que luego el tiempo tiende a cambiar y se hace peligroso para los senderistas. Aquí puede practicarse trekking y existe un camping para quedarse a pasar la noche.

Petrópolis es una hermosa ciudad con un encanto especial,  por lo extenso de su historia y su cultura como por lo hermoso de su naturaleza que permite disfrutar de varios días con diferentes alternativas de diversión.