San Juan de Puerto Rico, la ciudad vieja

Ciudad vieja de San Juan de Puerto RicoSan Juan de Puerto Rico una de las más bellas ciudades coloniales del Caribe, un poblado amurallado,  puerta de entrada a San Juan la capital de Puerto Rico donde el contraste entre una y otra ciudad es notorio.

Declara por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad es una fiel representante de la época de la colonia en ese país, sus casas aunque modernas en el interior conservan sus fachadas antiguas y sus colores característicos.

En la zona del puerto los adoquines nos señalan parte de su historia, ya que fueron traídos en barcos españoles para servir de lastre y desde entonces siempre han estado allí.

Esta antigua capital colonial de la época española posee un casco histórico, conocido como La Isleta, que alberga antiguos edificios, monumentos y lugares de interés, que nos ayudarán a comprender mejor su historia de luchas y victorias defendiéndose de sus eventuales enemigos.

La antigua ciudad se une al resto de San Juan a través de puentes o también utilizando el ferry, pero cualquiera sea el medio utilizado para llegar siempre obtendremos vistas magníficas del mar que nos acompaña.

Fue llamada como la ciudad Amurallada por contar con el fuerte español El Morro y el de San Cristóbal dos sitios que son visita obligada así como la Garita del Diablo sobre la que pesan historias y leyendas interesantes de conocer.

Esta  antigua ciudad es la representación de la época hispánica colonial, aquella que contrasta con el resto de la isla de grandes edificios, aparcamientos y todo aquello que la vida moderna puede dar. El viejo San Juan es la ciudad que fuera fundada en 1521, diseñada y pensada para ser un bastión militar y que puede recorrerse con tranquilidad admirando cadauno de sus hermosos edificios y cada rincón, donde hallaremos siempre un aire tranquilo que invita a descubrirla.

El casco histórico abarca unas siete manzanas,  una ciudad con encanto declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO, que conserva gran parte de su arquitectura acercándonos hasta el presente los siglo XVI y XVII.

Dos fuertes casi inexpugnables se encuentran todavía de pie El Morro y San Cristóbal unidos por una gran muralla que sólo se interrumpe por un barrio pequeño y encantador llamado La Perla, siendo que el tercer fuerte llamado Fortaleza ha sido desde siempre la residencia del gobernador.

Variadas plazas tanto pequeñas como medianas forman parte de la ciudad antigua, la de Armas, la de Colón y la de las Palomas son sólo algunas de ellas con galerías de arte que se encuentran agrupadas justo al final de la calle Cristo.

Conocido como El Morro el Castillo de San Felipe, construido entre los años 1540 y 1586 por su posición estratégica es el fuerte que domina la Bahía de San Juan, custodio en otras épocas del puerto de San Juan para servirle de protección ante las invasiones de piratas. Hoy es un excelente sitio desde donde pueden obtenerse magníficas vistas de toda la ciudad.

Son cientos de lugares para visitar como la Casa Blanca levantada en 1521 que fuera la residencia del primer gobernador de la isla,  funcionando en la actualidad en ella dos museos,  el de la familia Ponce de León, que habitó la casa y el Museo de los Indios. La Fortaleza, que data de 1540 construida para defensa de la ciudad, la Plaza del Quinto Centenario, donde se encuentra el Convento de los Dominicos con sus elegantes cúpulas, fue construido en 1523.

El Museo de Pablo Casals que se encuentra en una zona donde se han abierto bonitos y típicos restaurantes.

También, merece una visita la Catedral de San Juan,  con sus clásicos colores blancos y ocres y que se destacara por ser uno de los templos de mayor importancia de la Indias Occidentales. A su lado el antiguo monasterio y convento de las carmelitas donde hoy funciona un hotel y en su hermoso patio un restaurante al aire libre.

La Plaza de Armas  que se destaca por ser una de las más importantes de la antigua ciudad, siempre animada con mucho público en un devenir constante, se encuentra rodeada de importantes edificios de gobierno todos ellos de arquitecturas exquisitas.

Y si deseamos hacer compras la Calle Fortaleza es una de las principales donde pueden encontrarse además de varios hoteles gran cantidad de tiendas.

La Plaza de Colón por su parte,  es el homenaje al gran navegante con una estatua hecha en su honor. Rodeando la plaza se encuentra el Teatro Tapia y Riviera y el antiguo Casino de Puerto Rico, un magnífico edificio de estilo colonial español. También  allí  está El Capitolio y muy cerca la Casa de España, un edificio hermoso cubierto de azulejos azules.

En fin, lugares hermosos para conocer y disfrutar. Los entendidos de la Isla dicen que se necesitan unos dos días para recorrer toda esta maravillosa  Ciudad Antigua de San Juan de Puerto Rico, un sitio con magia, que vale la pena conocer, ya que a cada paso algo nos encantará y nos hará seguir recorriendo esta ciudad colorida, tranquila, con leyendas, arte e historia en todos sus rincones.

Sian Kaan, naturaleza protegida

Millones de personas visitan anualmente la bellísima Riviera Maya, donde existen lugares que son famosas por sus playas como Cancún y Playa del Cármen o por su historia como lo son las ruinas mayas, el templo de Chicen Itza, sitios maravillosos que aseguran unas vacaciones inolvidables en un destino especial.

Sin embargo,  y alejadas de esas zonas tan urbanizadas existen aún paraísos por descubrir como Sian Kaan, que en idioma maya significa Puerta del Cielo.

Sian Kaan es la mayor área protegida del Caribe mexicano y ha sido declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, teniendo en cuenta la importancia de el cuidado y conservación de estos ecosistemas.

Su flora y fauna exclusivas, la hacen un sitio de una biodiversidad excelente, gran cantidad de especies de aves que sólo habitan estos lugares, así como mamíferos que se encuentran en peligro de extinción, reciben protección y un hábitat natural donde poder desarrollarse sin que la mano del hombre pueda destruirlos.

El paisaje que puede observarse es inigualable de un lado exuberante selva y del otro el mar Caribe que baña las playas del lugar,  que son protegidas a su vez por barreras de coral.

Además de las blancas arenas de sus extensas y bonitas playas, que son áreas de reproducción para las tortugas marinas de varias especies, el paisaje se completa con pequeñas bahías y manglares y cada espacio sirve de refugio para variados tipos de fauna.

De clima cálido y húmedo debido a su ubicación geográfica es una zona expuesta a los huracanes frecuentes en el Mar Caribe entre los meses de junio y noviembre.

Cuatro tipos de manglares existen en Sian Kaan, el rojo, negro, blanco y gris y en los humedales un ecosistema particular llamado “retenes”, con árboles de gran altura que nacen en los pantanos.

Estas formaciones casi únicas  se producen por el hecho de haber en el lugar manantiales de agua dulce que brotan en los pantanos de agua salina, permitiendo el crecimiento de los árboles, que llegan a alcazar más de 30 metros de altura.

En el mundo existen sólo dos sistemas similares uno en Florida y el otro en Cuba y también ellos se encuentran protegidos, como una forma de resguardar un tesoro tan importante para el futuro de la humanidad.

En sus humedales es posible hallar manatíes y dos especies de cocodrilos que se encuentran en peligro de extinción, en tanto que en sus bosques habitan el jaguar, puma, tapir, ocelote, mono araña y el mono aullador todas ellos amenazados con extinguirse de no ser protegidos.

Dentro de las actividades que pueden desarrollarse en Sian Kaan, además de disfrutar de sus estupendas playas, están las excursiones guiadas que se realizan en vehículos 4 x 4 recorriendo toda la reserva.  Inclusive,  existen también embarcaciones que recorren el lugar llevando a los turistas en un viaje diferente que los acerque aún más a este maravilloso mundo natural.

Un lugar mágico, un viaje imperdible para todos aquellos que visitan la Riviera Maya y una manera de tomar conciencia de lo importante que es la preservación de la flora y fauna de nuestro planeta.

Los Cabos, desierto y mar

Ubicado en el Estado de Baja California, México, Los Cabos es uno de los lugares turísticos más importantes, con paisajes colmados de contrastes que tienen como protagonistas el mar y el desierto.

Hermosas y extensas playas con lujosos y atractivos resorts hallaremos en esta área formada por el Cabo San Lucas, San José del Cabo y el Cabo del Este.

La naturaleza ha hecho en toda esta zona una verdadera obra de arte,  mezclando de forma homogénea y perfecta paisajes entre el desierto y el mar, siendo Los Cabos un destino muy apreciado a nivel de turismo internacional.

Por otra parte,  la península de Baja California Sur representa el final del territorio, ya que no existe más tierra hasta que se llega al Polo Sur, un escenario majestuoso imposible de olvidar. Existiendo en el mundo sólo dos lugares con estas características el Cabo de Hornos (Patagonia Argentina) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

En Cabo del Este encontraremos pequeños pueblos como  La Rivera, Cabo Fondo y Santiago, dentro de los que más se destacan.  Lugares ideales para quienes buscan sitios tranquilos, rodeados de naturaleza y con la posibilidad de practicar ecoturismo, como también buceo, snorkeling y pesca.

Cabo del Este es una región en plena expansión y desarrollo económico que crece día a día y cuya intención es poder explotar en el futuro la totalidad de su potencial turístico, con la mejor infraestructura capaz de dar lo mejor al turismo que llega allí cada año.

Históricamente la ciudad más importante y cabecera municipal es San José de los Cabos, aquí se encuentra establecido gran parte del comercio y las oficinas de gobierno.

Sin embargo, Cabo San Lucas es el epicentro económico de la zona, una pequeña ciudad donde hallaremos bares, restaurantes, tiendas de joyas y de reconocidas marcas de ropa y automóviles.

Centro de convenciones y reuniones de negocios a nivel mundial, Cabo San Lucas es también muy conocido por el torneo de Bisbee’s Champion, centrado en la pesca deportiva de especies como el dorado y el marlín.

Magníficos campos de golf tanto públicos como privados se encuentran rodeando las playas, además de una animada vida nocturna durante todo el año y la posibilidad de desarrollar turismo de aventura.

Por otra parte,  el clima de los Cabos es suave, y templado durante todo el año, con una temporada de lluvias poco extensa, transformándose en  un lugar para visitar durante todo el año.

Campos de Jordán, paisajes inolvidables

Por su privilegiada localización en la Sierra de la Mantiqueira, entre tres grandes capitales brasileras –San Pablo, Río de Janeiro y Belo Horizonte– y guardando una distancia relativamente pequeña que lo separa de esos grandes centros urbanos Campos de Jordán se abre al turismo tanto nacional como internacional siendo para la ciudad ésta su mayor fuente de ingresos.

Con un clima excepcional, vegetación exuberante y raras especies de plantas, además de bellos pájaros que pueblan sus montañas, el paisaje de Campos de Jordán se completa con sus transparentes aguas y un magnífico paisaje arquitectónico que ha introducido el hombre.

Campos de Jordán presenta un conjunto único de condiciones notables para el turista que busca, tranquilidad, placer y diversidad de actividades tanto en verano como en invierno además de un sitio encantador.

En invierno se cubre de nieve que torna blancas las sierras que rodean la ciudad, así como los árboles y casas de las villas cercanas,  dando un bello espectáculo natural, muy similar a los lugares de vacaciones de invierno que pueden encontrarse en Europa.

Para quienes gustan más del clima  templado, la primavera transforma Campos de Jordán en un paraíso cubierto de verde y de flores con una temperatura excelente.

La ciudad se encuentra formada por tres núcleos que a lo largo del valle se desenvuelven como características Villas, con nombres como La Bernéssia, Jaguaribe e Capivari, siendo esta última la más procurada por los turistas. Todas estas comunidades tienen origen en inmigrantes escoceses que se establecieron allí hace más de cien años.

Sus casas son todas de estilo alpino y la Villa Capivari es reconocida por esa arquitectura tan pintoresca, además de ser un centro de actividades con buenos bares y restaurantes y una vida nocturna muy activa.

Ya el centro comercial de Campos de Jordán se encuentra en la Villa de la Bernéssia, siendo una de sus mayores atracciones la llamada carretera de hierro. Además, a nivel espectáculos se realiza aquí cada año el Festival de Invierno, donde se presentan conciertos de música clásica en el auditorio de la ciudad Claudio Santoro.

Esta es una zona ideal para practicar senderismo, escalada y todo tipo de deportes de aventura, con lugares hermosos para visitar y recorrer como la Gruta de los Crioulos, el Parque de los Lagos, el Bosque del Silencio, el Parque Estadual del Huerto Forestal, además de recorrer y admirar las bellezas del Valle de Paraíba.

El Parque de los Lagos representa el sitio ideal para el ecoturismo, diversos senderos señalizados brindan caminos seguros para ser recorridos, además de poder contratar servicios de paseos a caballo, realizar ciclismo de montaña o practicar canotaje y pesa en sus hermosos lagos.

La Cueva de los Esclavos es otro sitio interesante para visitar ya que este lugar representa los sucesos de la época colonial en Brasil, cuando en plena esclavitud muchos esclavos escapaban de las haciendas y se refugiaban en este lugar. Una enorme cueva de piedra con 20 metros de profundidad y 30 de altura.

Utilizando el teleférico puede llegarse hasta el Monte del Elefante, un mirador que se encuentra a 1800 metros de altura desde donde se tiene una vista espectacular de la ciudad.

Para quienes gustan de deportes más radicales en Santo Antonio do Pinhal se encuentra Pico Agudo, a sólo 20 kilómetros de Campos de Jordán un lugar excelente para la práctica de vuelo libre con diversas rampas a disposición de los deportistas.

Quienes deseen conocer un poco más de la historia de Campos de Jordán pueden hacer una visita al Museo Felicia Leimer y al Palacio Boa Vista, dos sitios encantadores.

En cuanto al alojamiento la ciudad cuenta con una importante infraestructura tanto en hoteles como en posadas, restaurantes y bares para todos los gustos y presupuestos.

Su gastronomía es excelente ya que se unen la típica comida brasilera con la europea proveniente de los inmigrantes, escoceses, alemanes y austríacos.

Un lugar atrayente por sus paisajes, diversiones y sobre todo por la mezcla de culturas que lo transforma en un sitio único en Brasil.

 

Que zonas no perderse en San Francisco

Los barrios más importantes de todo San Francisco son los siguientes;

Nobhill y Russian hill

Localizadas en la colina más alta del centro de la ciudad, a las que tendrás que acceder usando el ” cable car ” despues de varios minutos en él . Históricamente fueron los barrios de la clase alta de San Francisco.  No puedes perderte la visita al Sterling park y disfrutar de la vistas desde unas las calles más famosas de la ciudad Lombard street .

North beach

En esta zona encantrarás interesantes tiendas y restaurante. A lo largo de columbus Avenue disfruta de los restaurante italianos. Si eres intrépido intenta probar el agua del aquatic Park ya Fisherman´s  Wharf.

Fisherman´s Wharf

SOMA

Como el acronimo de South of Market street , SOMA es un barrio tranquilo que por la noche se encuentra repleto de lugares para salir. Completa tu dia con la visita a los mejores museos SMOMA , el museo del cómic , etc. con una frenética noche en los lugares de moda como 111minna Gallery .

The haight

Probáblemente uno de los barrios más famosos de San Francisco, el barrio de Haight que rodea a la calle con el mismo nombre te permitírá conocer el San Francisco más hippy y alternativo, ya que vio naces estar cultura en los 60s dentro del Golden Gate park.

The mission y Potrero Hill

La primera pregunta que todo el mundo se hace cuando llega aquí es ¿ qué tipo de barrio es este?latinos ,lesbianas,gays, raperos, foodies y toda clase de tribus urbanas conviven en él. La famosa niebla de San Francisco parece respetar esta zona. Disfruta de un paseo por los orígenes de la ciudad , aquí descubriras la iglesia y el cementerio de la que fue la misión española, el primer asentamiento colono de San Francisco.