Estaciones de esquí bajo techo

La tecnología no termina de asombrarnos, cada día nuevas cosas aparecen aplicadas a diversos ámbitos de la vida ya sea en medicina, belleza y también para los momentos de ocio, relax y tiempo libre.

Así, en la actualidad quienes gustan de esquiar pueden despreocuparse del clima o esperar las vacaciones para practicar este deporte, ya que existen las estaciones de esquí bajo techo, un ambiente sumamente confortable, protegido y controlado, en definitiva un sitio diferente.

Existen en la actualidad estaciones de esquí bajo techo en Holanda, Bélgica, Alemania, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Japón, Sin embargo, este tipo de estaciones de esquí resultan más exóticas e impactantes cuando se encuentran en regiones del mundo donde no existe nieve ya sean países tropicales o aquellos que se encuentran en pleno desierto.

Ski Dubai, en el Dubai Emirates Mall, fue inaugurada en el año 2005, siendo la tercera estación de esquí bajo techo más grande del mundo con 400 metros de largo y 6000 toneladas de nieve al año y con paisajes que recuerdan entornos naturales perfectos.

La ciudad de Manchester por ejemplo no se destacaba por sus esquiadores, sin embargo en noviembre de 2007 tuvo lugar la apertura del Chill Factore convirtiéndose en la pista más grande bajo techo que existe en el Reino Unido y siendo además la más amplia del mundo con unos 180 metros de largo por 100 metros de ancho.

Su pista principal posee dos censores que se encuentran suspendidos desde el techo, no interfiriendo así con la zona de la pista y permitiendo que el mantenimiento sea relativamente sencillo. Además de esta pista principal posee otra que es utilizada por los principiantes con áreas para deslizarse en cámaras de llanta y poder jugar y divertirse en la nieve.

En Madrid por su parte se encuentra la SnowZone, única pista de este tipo en España que como muchos otros centros de esquó bajo techo se encuentra localizado en un centro comercial de dimensiones gigantescas el Xanadú. Posee una pista de 250 metros de largo y 55 de ancho, con una pendiente de 25 grados, contando con una sección con alto grado de dificultad para expertos y ofrece además una pista de estilo libre totalmente equipada ideal para los snowboarders.

En tanto que en Estados Unidos se encuentra la primera estación de esqui y snowboard llamada Snowdome que cuenta con 23.000 metros cuadrados de nieve y pistas que se encuentran en el Mega-mall Xanadu, en East Rutherford, Nueva Jersey.

Este complejo comercial y de entretenimiento es el más grande que existe en el país y el tercero más grande del mundo, con la posibilidad de vivir una forma más extrema de entretenimiento utilizando un simulador de paracaidismo y un túnel de viento vertical, ideal para quienes gustam de tener la adrenalina al máximo.

Como puede verse, en la actualidad todos aquellos que vivan distantes de las montañas nevadas o que deseen divertirse en la nieve durante todo el año pueden ya comenzar a disfrutar de las ventajas del esquí bajo techo.

Vacaciones en Essaouira, Marruecos

Visitar Marruecos es una experiencia maravillosa ya que su cultura totalmente diferente y el encanto especial de muchas de sus ciudades nos hacen recordar el cuenta de las Mil y Una Noches, entre ellas la bella Marrakech y Essaouira donde haremos una visita.

La hermosa ciudad de Essaouira nos traslada a otros tiempos de magia y misterios, un lugar agradable y tranquilo y una de las ciudades que mayor cantidad de turistas recibe cada año, visita obligada en un viaje a Marruecos.

La llaman la “ciudad del viento”, donde gran cantidad de aficionados al windsurf practican su deporte favorito, siendo también el lugar elegido por muchos marroquíes por sus bellas playas que sirven de bálsamo para soportar los sofocantes veranos en ciudades del interior.

En Essaouira existen diversidad de sitios de interés para visitar, entre ellos se destacan la hermosa Medina, declarada Patrimonio de la Humanidad, la enigmática Isla de Mogador, la Mezquita Ben Youssef y la Sqala, por nombrar los más visitados por los turistas.

La Isla de Mogador, conocida popularmente como la Isla Púrpura, nombre que se le atribuyera en el pasado por ser una gran productora de esa sustancia.

Con magníficas fortificaciones construidas en el pasado como defensa, en la actualidad se encuentra deshabitada y hoy sólo es posible verla desde la ciudad ya que no está permitido llegar hasta ella por ser una reserva natural donde habitan aves en peligro de extinción como los halcones Eleonora.

En cambio, si es posible visita la ciudad fortificada construida en el siglo XVIII, llamada La Medina de Essaouira, que también ha sido declarada en el año 2001 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, conjuntamente con el populoso barrio Judío del Mellah y la Kasabah.

La Medina de Essaouira está formada por estrechos callejones donde se encuentran gran cantidad de tiendas que venden hermosas artesanías típicas de la región, además de pintorescos cafés. Un paseo por la plaza de Orson Welles no permitirá disfrutar de un bello jardín y un busto levantado en homenaje al actor que rodó allí su famoso filme Othello.

Conocer la Mezquita Ben Youssef es una experiencia inolvidable ya que se trata de unos de los edificios más importantes de Essaouira. Situada al sudeste de la medina de la ciudad, no encontraremos con una construcción de rigen almorávide que fuera reconstruida en el siglo XVI y restaurada nuevamente en el siglo XIX. El gran tamaño de su mirante llama la atención de sus visitantes.

La principal defensa de la Medina y de toda la ciudad era en el pasado la Sqala, de dos niveles en el primero se guardaba todo el armamento y material militar y el segundo nivel era utilizado para la defensa del puerto ya que allí se encontraban los cañones.