Austria, invierno y deportes de nieve

Elegida y premiada como la mejor región de esquí del mundo por el comité del “Skiresort-Service Internacional” la zona del Arlberg se distingue por el lujo y confort de sus instalaciones, con hoteles a pie de pistas y las más renombradas escuelas de esquí forman parte de este sofisticado lugar de los Alpes.

Casi 300 kilómetros de pistas, más de 180 kilómetros vírgenes y 86 remontes toda esta región se caracteriza por la belleza y espectacularidad de cada uno de los lugares donde es posible arribar para disfrutar de los deportes de nieve, una zona de turismo incomparabe.

También, son recomendables Lech cuna de varios esquiadores mundialmente famosos a nivel de competencias internacionales siendo sin lugar a dudas el sitio estrella con hoteles de lujo a pie de pista, donde se dan cita los personajes Vip de todas partes del mundo desde la familia real española hasta Carolina de Mónaco.

En la ciudad alpina de Kitzbühel-Reith-Aurach se celebra cada año la competencia de esquí alpino llamada “Hahnenkamm”. La ciudad ofrece además su casino y una gastronomía tradicional imposible de no degustar, incluyendo también locales nocturnos y todo el glamour y la elegancia que pueda imaginarse en medio del fantástico paisaje de los Alpes Tiroleses.

Un sitio increíblemente pintoresco del Arberg es Stuben, que además ha sido escenario de varios filmes es un sitio muy especial por su mágica belleza. Por su parte, St. Antón es el punto de reunión de un público que llega de todas partes del mundo a disfrutar de los deportes de nieve, gozando este lugar de los remontes más modernos que existen actualmente en Europa.

El denominado Mundo Olímpico de Esquí, se encuentra en la región de Innsbruck, exactamente en el corazón de los Alpes. Posee nueve áreas en el llamado Olimpia Skiworld Innsbruck y todas ellas son de fácil acceso con el servicio del skibus que además es gratuito. Ideal para los que practican tanto esquí sobre nieve, como surf, carvers y esquí nórdico.

Una de las regiones más importantes de Austria, en materia de deportes de nieve, es sin lugar a dudas Saalbach Hinterglemm. Con extensas pistas de esquí una infraestrutura turística magnífica y con variadas ofertas, entre ellas su escuela de esquí que ha sabido ganarse un nombre reconocido a nivel internacional. Además, se destacan sus pistas de trineo que poseen iluminación nocturna.

Ahora, es sólo optar por uno de estos magníficos lugares que ofrecen además de una infraestructura increíble los más bellos paisajes nevados.

Viajar por Sudáfrica a bordo del The Blue Train

Podríamos decir que en el The Blue Train es viaje a bordo de un hotel de exclsuvi. Sinónimo de lujo y modernidad el recorrido de este exclusivo tren deleita al pasajero con paisajes y vistas increíbles disfrutando de todo el confort además de una exquisita culinaria que es responsabilidad de renombrados chef que utilizan para cada preparación productos de excelente calidad.

El viaje tiene un itinerario diseñado que comienza en Pretoria y su destino final es Ciudad del Cabo retornando luego al punto de partida, existiendo otras rutas alternativas a pesar que la más popular es la mencionada y una vez realizado el embarque, los huéspedes disfrutan de un delicioso cocktail de bienvenida.

El recorrido abarca más de 1600 kilómetros por el interior sudafricano, viviendo la experiencia de ver de cerca la inmensa sabana, los viñedos del Valle de Hex y la mina de diamantes de Kimberley.

La capacidad del The Blue Train es de hasta 74 pasajeros que  serán alojados en 37 suites de lujo con todo el confort y elegancia asegurando un viaje inolvidable.

Cada suite es sumamente grande y cuenta con baño privado con bañera o ducha todo un lujo comparado con otros trenes similares que solo poseen un par de baños por vagón. Incluye además dentro de sus instalaciones audio, sistema de video y Hi-fi.
Posee además dos vagones “luxury” con 3 suites en cada uno de ellos y otros nueve vaogones “de luxe” con cuatro suites por vagón.

Camas súper cómodas que tienen la característica de ser revatible no ocupando lugar durante el día, para disfrutar más a gusto un cómodo escritorio que se encuentra frente a la ventana para disfrutar de los bellos paisajes recorridos de Sudáfrica.


En todas las suites como también en las zonas comunes existen detectores de humo ya que no se permite fumar excepto en un salón especial. Además, se mantiene una temperatura ambiente agradable contando cada suite con sistema de calefacción individual.

Por otra parte, posee un gran vagón donde se encuentra ubicado el restaurante con una capacidad máxima para 42 personas. Tanto el desayuno como el lunch son comidas más informales a diferencia de la cena que es con vestimenta elegante, hombres con traje y corbata y mujeres con vestidos muy elegantes.


Dos salones para disfrutar diferentes alternativas durante el viaje, una de ellas se ha destinado a disfrutar cada tarde del mejor té y el otro llamado como The Club Car, es exclusivo para hombres, un sitio para degustar una copa de coñac y fumar.


Una travesía de lujo, viviendo momentos inolvidables, viendo amaneceres y anocheceres deslumbrantes,  un viaje al pasado recordando los primeros trenes de lujo que aparecienron en Sudáfrica para unir Johanesburgo con Ciudad del Cabo y disfrutando de uno de los más famosos atractivos turísticos del lugar, un palacio azul sobre ruedas donde sus huéspedes son protagonistas de una aventura inolvidable.

Viaje a la tierra de los Cátaros

Midi-Pyrenees, en el área central del sur de Francia se caracteriza por ser una tierra de paisajes maravillosos que se combinan con  historia, arte, cultura y diversas leyendas que han ido pasando de generación en generación, llegando a nuestros días como fuente de inspiración.

Tierra de magníficos vinos, sitios para explorar y descubrir como Cordes-sur Ciel, fundado en 1222, a poco más de veinte kilómetros de Albi, capital de Tarn. Fue construido por conde de Toulouse, Raimond VII, con la finalidad de evitar los avances de las tropas que desde el norte de Francia llegaban para eliminar a los cátaros.

Se distinguen aquí las casas burguesas de estilo gótico como la Maison du Grand Ecuyer y la Maison du Grand Fauconnier entre otros palacios de inigualable belleza.

En la actualidad Cordes-sur-Ciel la ciudad es el sitio ideal para quienes gustan del arte en general, pintura, cerámica y esculturas son algunas de las propuestas de este lugar habitado por gran cantidad de artistas y artesanos además de cinco museos interesantes de recorrer.

Una visita a Castres, residencia de Enrique IV, es otro de los sitios emblemáticos a visitar, por su importante papel dentro del llamado movimiento cátaro permitirá al viajero disfrutar de sus diversos encantos, como sus pintorescas casas colgadas a orillas del río Agout que atraviesa la ciudad.

Su Palacio Episcopal, que data del siglo XIV distinguiéndose por sus hermosos “Jardins de Le Nôtre” diseñados precisamente por André Le Nôtre, el mismo que creó los famosos jardines del Palacio de Versalles.

En Castres puede visitarse el Museo de Arte Hispánico (Museo Goya), con obras de arte de gran valor entre ellas cuenta con tres obras de Goya, además de trabajos magníficos de Velázquez, Murillo, Ribera, Sorolla y Picasso.

Cercanas a Castres se encuentran las Gargantas del Tarn, una obra magnífica de la naturaleza que a través del tiempo ha labrado la roca formando figuras espectaculares.

Otro de los sitios interesantes para conocer en este viaje por tierra de los cátaros es la ciudad de Albi la Rouge, capital de Tarn.

Su nombre se lo debe al color de los ladrillos con el que fueron construidas sus residencias que tiñe la ciudad de un color rosado inigualable.

Interesante de recorrer es su Casco Antigua de calles empedradas y clásicas casas medievales que se caracterizan por los entramados de madera. El Palacio de Reynès y el claustro de Saint-Salvi del siglo XIII, son algunas de las residencias a visitar, además de la protagonista principal, la Catedral de Sainte-Cécile, totalmente construida en ladrillo es una de las más grandes del mundo.

En el corazón del centro histórico de la ciudad, se levanta el Palacio de la Berbie, que ha sido declarado Monumento Histórico, representando además uno de los conjuntos episcopales que mejor se ha conservado de Francia. Hoy, funciona aquí el Museo Toulouse-Lautrec, poseedor de la mayor colección pública en el mundo dedicada a este famoso artista. Cuenta con más de mil obras y es la mayor colección pública que existe dedicada a este pintor.

Imposible no degustar la gastronomía de esta región como también saborear sus excelentes vinos. Muchos de los viñedos de la zona se encuentran en castillos que se dedican a la elaboración de vino y algunos de ellos permiten la entrada al público con cata de vinos incluida, entre ellos el Château de Saurs, que cuenta además con una vivienda para alojar huéspedes y a un precio muy accesible.

Recorrer la tierra de los cátaros es un aventura fascinante donde lo religioso, histórico y cultural se dan sita a diario para hacer disfrutar a los turistas de una experiencia maravillosa.