Grandes lugares para un safari diferente

El sueño de estar en contacto con animales salvajes como leones, jirafas y gacelas y recorrer el África formando parte de un safari increíble, es algo que los amantes de la naturaleza adorarían de realizar, pero la mayor parte de las veces se frustra por una u otra razón y siempre se piensa que algún día será posible realizarlo

Sin embargo, hoy no es necesario reservar un vuelo a Nairobi para vivir una “experiencia safari”, según lo afirma Kate Chandler, editora del sitio away.com. Según ella la obervación de la fauna es algo que abunda en América del Norte y por eso ella comparte algunos de sus sitios favoritos para vivir aventuras inolvidables.

Así, en el Parque Nacional Grand Teton en en estado de Wyoming, Estados Unidos es posible vivir una experciencia increíble.

Las montañas Gran Teton son sin lugar a dudas las más emblemáticas del Oeste americano y el Four Seasons Resort Jackson Hole, en las afueras del parque, ofrece un safari de cuatro horas conducido por un biólogo de vida silvestre. Una forma de conocer más de cerca los animales que forman parte de este ecosistema como osos, alces y lobos.

Dentro del parque se encuentran habilitadas zonas para acampar cerca del Lago Jenny, en el extremo sur del lugar un magnífico paisaje sirve de marco natural a quienes deciden instalarse aquí cerca de los picos montañosos y el lago.

Existen también seis áreas de servicios dentro del parque como por ejemplo una oficina de informes, restaurantes, hospedajes y una pequueña tienda.

Por su parte el Wild Animal Safari en Pine Mountain, Georgia es otro destino perfecto para estar en contacto con la naturaleza y vivir experiencias increibles viendo por ejemplo,  los extraños monos verdes.

Aquí es posible conducir a través de caminos y senderos disfrutando de una gran variedad de animales. El lugar ofrece también vehículos especiales y autobuses para disfrutar de una visita guiada por sus diferentes espacios naturales como pantanos, montañas, llanuras y desiertos donde viven animales de la mayoría de los continentes.

El archipiélago de las Islas San Juan, formado por unas setescientas islas fue nombrado como Islas San Juan por el explorador español Francisco de Eliza en el año 1791. Este archipiélago se encuentra en el estado de Washington, en el mar Salish entre Seattle y Vancuver (Canadá).

Para quienes deseen vivir la incomprable experiencia de ver de cerca las ballenas orca pueden hacerlo visitando la Isla San Juan, una de las cuatro más importantes del archipielago del mismo nombre.

Para tener la posibilidad de avistar estos magníficos animales es necesario visitar la isla en el mes de abril y hasta mediados de octubre época en que pueden verse en grandes cantidades.

Existen excursiones programadas por empresas como Sea Quest Expeditions que realizar visitas guiadas a los lugares donde las ballenas se encuentran. En el lugar es también posible ver las famosas águilas calvas, además de focas, leones marinos y las ballenas ninke.

El Lake Clark Parque Nacional es otra opción perfect para los amantes de la naturaleza.

Se trata de una reserva natural y un área protegida al sur de Alaska donde los osos Grizzly son las estrellas de este inmenso lugar donde es posible hacer exursiones guiadas por la noche para descubrir un mundo increíble y también en el día con recorridos que incluyen lugares para disfrutar de la pesca.

A pesar de sus bellezas este es el parque menos visitado de los Estados Unidos debido a que solo es posible llegar a él en pequeños aviones.

Infaltable una visita al célebrer Parque Nacional de Yellowstone, Wyoming, es uno de los mayores ecosistemas y también uno de los recursos más preciados del mundo tanto para la ecología como además de ser un sitio ideal para la recreación de la mano de expertos que abren al público un mundo maravilloso donde los animales y la biología se unen a la fotografía para hacer un safari fuera de lo común.

Este parque se ha hecho célebre además por poseer en su territorio más de trescientos géiseres, increíbles fuentes de aguas termales que pueden llegar hasta veinte metros de altura. Sin olvidar su fauna salvaje con grandes mamíferos como osos y bisontes.