Jungfrau, la terraza centroeuropea en Suiza

Varias son las rutas que puedes utilizar para la subida al Jungfrau. Nuestra recomendación que es que la realices desde Lauterbrunnen . El coste del tren en Francos suizos es de aproximadamente 175 , es por tanto un viaje muy caro pero sin duda merece la pena por subir al techo de Europa.

Durante el camino de aproximadamente dos horas de duración el tren realiza varias paradas , primero en Wengen pueblo de montaña muy activo durante la época invernal al contar con varias estaciones de esquí. La última de las paradas se realiza en Kleine Scheidegg numberswiki.com

, donde las varias vías ferroviarias de acceso al Jungfrau se juntan .

jungfrau_tren

Retomando la subida y cruzando los macizos Eiger y Mönch en un estrecho túnel construido hace casi 100 años se alcanza la cima del Top of Europe .

Las vistas son realmente impresionantes siempre y cuando subas en un dia despejado. Al fondo del valle es posible divisar la lengua del glaciar de Aletsch, subir  a 3454 metros de altura ha merecido realmente la pena.

Aletsch Glaciar

Submarinismo bajo hielo en Vallnord

Más allá de la práctica tradicional de esquí existen hoy actividades y deportes de nieve que pueden llamarse “extremos”. Se trata de experiencias incomparables donde la aventura y la adrenalina son las protagonistas indiscutibles.

Así en Andorra el submarinismo bajo hielo que ofrece Vallnord es una de las propuestas para este invierno luego del éxito obtenido en la temporada pasada, con dos tipos de inmersión diferentes una la tradicional diurna y otra más exótica la nocturna para aquellos que gustan de algunos detalles exóticos en este tipo de deportes.

Vallnord es un fantástico complejo formado por diferentes estaciones como la de Pal-Arinsal y Ordino-Arcalís, siendo considerada esta zona bajo el domino de Vallnord como el primer mountain park que existe en los Pirineos.

Cuenta con noventa y tres kilómetros de pista y se ha transformado en un mundo de posibilidades variadas para la práctica de distintos deportes de nieve como los más clásicos esquí y snowboard, siendo además pistas excelentes para los amantes del Freestyle.

Entre las actividades llamadas Apreski, se encuentran las motos de nieve, parapente biplaza, vuelos en helicóptero, vuelos “Transfer” en helicóptero, motos de nieve tanto para adultos como para niños, hasta el fantástico submarinismo bajo hielo.

Una excelente opción para quienes desean vivir por primera vez una experiencia de submarinismo bajo hielo es realizar la inmersión en la balsa de La Canaleta.

Al lugar puede accederse esquiando y realizar esta maravillosa aventura que solo es apta para mayores de catorce años a pesar que no es necesario poseer experiencia en submarinsmo. A pesar de ello será necesario cumplimentar un test para descartar posibles problemas por claustrofobia, alergias o dolencias que impidan realizar la inmersión.

Tampoco es necesario contar con vestimenta o material especial ya que todo es proveído por los guías que además son los encargados de dar en todo momento las instrucciones para vivir una experiencia placentera.

La balsa de La Canaleta con 12 metros de profundidad máxima, y se trata de una presa artificial que fue construida originalmente para fabricar nieve.

Las inmersiones durante el día pueden realizarse a partir de las diez de la mañana y hasta las tres de la tarde y para los más atrevidos que deseen sumergirse por la noche pueden hacerlo desde las veinte horas.

Existe también una inmersión de mayor complejidad recomendada para quienes ya poseen experiencia en la práctica de este deporte. Esta inmersión se realiza en los llamados lagos de Tristaina que cuentan con 32 metros de profundidad máxima.

Estos lagos naturales situados en los Vall del Nord del Principado de Andorra y son de origen glaciar.

Al lugar puede accederse tanto esquiando como en helicóptero y es requerido que por lo menos cuatro personas, mayores de 18 años con experiencia en buceo bajo hielo, se encuentren inscriptas para realizar la experiencia.

Nieve, paisajes increíbles y aventuras sin igual es la propuesta para este invierno en Vallnord.

Austria, invierno y deportes de nieve

Elegida y premiada como la mejor región de esquí del mundo por el comité del “Skiresort-Service Internacional” la zona del Arlberg se distingue por el lujo y confort de sus instalaciones, con hoteles a pie de pistas y las más renombradas escuelas de esquí forman parte de este sofisticado lugar de los Alpes.

Casi 300 kilómetros de pistas, más de 180 kilómetros vírgenes y 86 remontes toda esta región se caracteriza por la belleza y espectacularidad de cada uno de los lugares donde es posible arribar para disfrutar de los deportes de nieve, una zona de turismo incomparabe.

También, son recomendables Lech cuna de varios esquiadores mundialmente famosos a nivel de competencias internacionales siendo sin lugar a dudas el sitio estrella con hoteles de lujo a pie de pista, donde se dan cita los personajes Vip de todas partes del mundo desde la familia real española hasta Carolina de Mónaco.

En la ciudad alpina de Kitzbühel-Reith-Aurach se celebra cada año la competencia de esquí alpino llamada “Hahnenkamm”. La ciudad ofrece además su casino y una gastronomía tradicional imposible de no degustar, incluyendo también locales nocturnos y todo el glamour y la elegancia que pueda imaginarse en medio del fantástico paisaje de los Alpes Tiroleses.

Un sitio increíblemente pintoresco del Arberg es Stuben, que además ha sido escenario de varios filmes es un sitio muy especial por su mágica belleza. Por su parte, St. Antón es el punto de reunión de un público que llega de todas partes del mundo a disfrutar de los deportes de nieve, gozando este lugar de los remontes más modernos que existen actualmente en Europa.

El denominado Mundo Olímpico de Esquí, se encuentra en la región de Innsbruck, exactamente en el corazón de los Alpes. Posee nueve áreas en el llamado Olimpia Skiworld Innsbruck y todas ellas son de fácil acceso con el servicio del skibus que además es gratuito. Ideal para los que practican tanto esquí sobre nieve, como surf, carvers y esquí nórdico.

Una de las regiones más importantes de Austria, en materia de deportes de nieve, es sin lugar a dudas Saalbach Hinterglemm. Con extensas pistas de esquí una infraestrutura turística magnífica y con variadas ofertas, entre ellas su escuela de esquí que ha sabido ganarse un nombre reconocido a nivel internacional. Además, se destacan sus pistas de trineo que poseen iluminación nocturna.

Ahora, es sólo optar por uno de estos magníficos lugares que ofrecen además de una infraestructura increíble los más bellos paisajes nevados.

Viaje a la tierra de los Cátaros

Midi-Pyrenees, en el área central del sur de Francia se caracteriza por ser una tierra de paisajes maravillosos que se combinan con  historia, arte, cultura y diversas leyendas que han ido pasando de generación en generación, llegando a nuestros días como fuente de inspiración.

Tierra de magníficos vinos, sitios para explorar y descubrir como Cordes-sur Ciel, fundado en 1222, a poco más de veinte kilómetros de Albi, capital de Tarn. Fue construido por conde de Toulouse, Raimond VII, con la finalidad de evitar los avances de las tropas que desde el norte de Francia llegaban para eliminar a los cátaros.

Se distinguen aquí las casas burguesas de estilo gótico como la Maison du Grand Ecuyer y la Maison du Grand Fauconnier entre otros palacios de inigualable belleza.

En la actualidad Cordes-sur-Ciel la ciudad es el sitio ideal para quienes gustan del arte en general, pintura, cerámica y esculturas son algunas de las propuestas de este lugar habitado por gran cantidad de artistas y artesanos además de cinco museos interesantes de recorrer.

Una visita a Castres, residencia de Enrique IV, es otro de los sitios emblemáticos a visitar, por su importante papel dentro del llamado movimiento cátaro permitirá al viajero disfrutar de sus diversos encantos, como sus pintorescas casas colgadas a orillas del río Agout que atraviesa la ciudad.

Su Palacio Episcopal, que data del siglo XIV distinguiéndose por sus hermosos “Jardins de Le Nôtre” diseñados precisamente por André Le Nôtre, el mismo que creó los famosos jardines del Palacio de Versalles.

En Castres puede visitarse el Museo de Arte Hispánico (Museo Goya), con obras de arte de gran valor entre ellas cuenta con tres obras de Goya, además de trabajos magníficos de Velázquez, Murillo, Ribera, Sorolla y Picasso.

Cercanas a Castres se encuentran las Gargantas del Tarn, una obra magnífica de la naturaleza que a través del tiempo ha labrado la roca formando figuras espectaculares.

Otro de los sitios interesantes para conocer en este viaje por tierra de los cátaros es la ciudad de Albi la Rouge, capital de Tarn.

Su nombre se lo debe al color de los ladrillos con el que fueron construidas sus residencias que tiñe la ciudad de un color rosado inigualable.

Interesante de recorrer es su Casco Antigua de calles empedradas y clásicas casas medievales que se caracterizan por los entramados de madera. El Palacio de Reynès y el claustro de Saint-Salvi del siglo XIII, son algunas de las residencias a visitar, además de la protagonista principal, la Catedral de Sainte-Cécile, totalmente construida en ladrillo es una de las más grandes del mundo.

En el corazón del centro histórico de la ciudad, se levanta el Palacio de la Berbie, que ha sido declarado Monumento Histórico, representando además uno de los conjuntos episcopales que mejor se ha conservado de Francia. Hoy, funciona aquí el Museo Toulouse-Lautrec, poseedor de la mayor colección pública en el mundo dedicada a este famoso artista. Cuenta con más de mil obras y es la mayor colección pública que existe dedicada a este pintor.

Imposible no degustar la gastronomía de esta región como también saborear sus excelentes vinos. Muchos de los viñedos de la zona se encuentran en castillos que se dedican a la elaboración de vino y algunos de ellos permiten la entrada al público con cata de vinos incluida, entre ellos el Château de Saurs, que cuenta además con una vivienda para alojar huéspedes y a un precio muy accesible.

Recorrer la tierra de los cátaros es un aventura fascinante donde lo religioso, histórico y cultural se dan sita a diario para hacer disfrutar a los turistas de una experiencia maravillosa.

Recorriendo Brujas, un ambiente mágico

Brujas, en Bélgica nos lleva por los caminos de la magia y el encantamiento. Un viaje al pasado y casi un cuento de hadas que se hace realidad en el siglo XXI.

La ciudad de Brujas se encuentra a tan solo una hora de viaje en tren  dedede  Bruselas. Tanto sus edificios históricos,  de una arquitectura soberbia,  como sus románticos canales hacen que los viajeros que llegan hasta aquí se enamoren de esta ciudad increíble.

Su Casco Histórico declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es una invitación a recorrerlo y disfrutar de cada uno de sus rincones colmados de belleza, donde sus canales y edificios son los responsables de ese aire romántico que hace a esta ciudad única.

La Plaza Mayor Grote Marka nos presenta el magnífico edificio del Palacio Provincial y el monumento que es símbolo de libertad de la ciudad conocido popularmente como Atalaya.

La calle comercial por excelencia en Brujas es la Sint-Katelijn Straat. Aquí es posible recorrer y comprar desde recuerdos hasta los mejores chocolates belgas.

La Iglesia Nuestra Señora se encuentra en la esquina de la calle Dijvers uno de los puntos elegidos por los visitantes para tomar fotografías, dado el encanto y lo pintoresco del paisaje formado por pintores que realizan aquí sus obras de arte y los tradicionales vendedores de chocolates que se encuentran justo frente al canal.

Puentes de piedra, bellas casas blasonadas, un aire melancólico y mucha nostalgia es lo que despierta esta ciudad,  que en su centro y más precisamente en la calle Marka nos permite disfrutar de muchos años de historia.

La Torre de los Hallen que data de 1248 es el símbolo emblemático de esta ciudad, en conjunto con el Palacio Provincial más cercano en el tiempo y que fuera construido en el siglo XIX , sumado a bellas casas construidas entre los siglos XVI y XVII, son parte del paisaje magnífico de esta zona.

Más adelante, en la Plaza Burg se encuentra el Palacio de Justicia y también el Ayuntamiento el edificio más antiguo de toda Bélgica.

Una ciudad maravillosa que dejará un recuerdo inolvidable de belleza e historia que seguramente hará pensar en volver a más de un viajero.

Bolonia, por las rutas turísticas de Italia

Bolonia es una ciudad maravillosa, con un patrimonio histórico muy rico siendo una opción interesante para cualquier persona que visita Italia.

Generalmente, Bolonia se encuentra incluida en el itinerario de quienes visitan ciudades como Florencia o Pisa, por ser algunas de las más destacadas de Italia.

Si el viaje hasta Bolonia se realiza por avión  el aeropuerto de la ciudad se encuentra a sólo seis kilómetros al norte de la ciudad y desde allí existen diversas líneas de autobuses que llegan al centro mismo de la ciudad.

Otra de las posibilidades es utilizar el tren cuando se ha programado un itinerario visitando otras ciudades como Roma, Milán o Venecia.


Una ciudad que cuenta con menos de cuatrocientos mil habitantes, posee un bello casco histórico que es posible recorrer desde la Playa Mayor ubicada en el centro mismo de la ciudad.

Recorriendo las calles principales de esa zona, es posible hallar pintorescos cafés que invitan a descansar mientras se bebe distrayendo la mirada en el ir y venir de turistas y boloñeses en un ritmo tranquilo pero incesante.

La iglesia de San Petronio, puede ser un buen punto de partida para recorrer y conocer sus monumentos más emblemáticos que hacen a la cultura de la ciudad. Destacándose por ejemplo las magníficas esculturas que se encuentran en su entrada y el hecho de poseer algunos de los órganos de más antigüedad existentes en Italia.

Cercano a la Plaza Mayor también se encuentra el Palacio di Re Enzo y junto a él la bella fuente de Neptuno realizada por  Giambolognia en 1566.

En los alrededores existen otros palacios como el de D’Accursio que alberga en su interior un museo donde se exponen obras de famosos artistas como el caso del pintor Tintoretto.

El Palacio de los Notarios y el Palacio Comunale son también dos edificios que se destacan junto con el del Alcalde y la conocida Torre de la Asamblea, formando todos ellos un armonioso conjunto arquitectónico que es el responsable de la belleza edilicia del lugar.

Los museos de la ciudad presentan alternativas perfectas para los amantes del arte y la cultura, pero al existir una oferta muy amplia, con más de cuarenta museos, es recomendable ni bien se llega a Bolonia, adquirir el carné “Bologna dei Musei” es práctico y evita tener que sacar el pase o la entrada en cada museo que se desee conocer.

Entre los museos más importantes se encuentran el Arqueológico y el Medieval donde pueden admirarse piezas únicas. También resulta interesante la Pinacoteca Nacional de Bolonia, con una gran variedad de obras de importantes artistas boloñeses que van desde el siglo XIV hasta el XVIII y la Galería de Arte Moderno.

Y si después de hacer un largo recorrido ya se ha hecho la hora de cenar, existen en la ciudad una extensa oferta de restaurantes de primer nivel donde es posible degustar verdaderas delicias de la cocina tradicional boloñesa acompañada de un buen vino de la región de Emilia Romagna como es el famoso Lambrusco.

Las posibilidades de pasarla muy bien en Bolonia son innumerables sobre todo tratándose de una ciudad muy bella y que aprecia y brinda su hospitalidad a todos sus visitantes.

Navidad en Münster

Alemania es un bello país donde en invierno puede respirarse el auténtico espíritu navideño en todas las ciudades, entre ellas una de las más interesantes para conocer es Münster, cercana a las ciudades de Dormunt, Colonia y Geselkirchner.

Se trata de una típica ciudad universitaria con todo el colorido y agitación de este tipo de localidades y en Navidad es una postal difícil de olvidar.

Para estas fechas sus calles céntricas suelen colmarse de motivos navideños, los árboles ganan luces coloridas y las casas decoradas y acogedoras dan la semblanza de la Navidad en todo su esplendor.

Como en todas las ciudades alemanas en Münster existen los tradicionales mercadillos navideños que se extienden por diferentes calles céntricas. Además,  los grandes centros comerciales que han evolucionado siendo mucho más elegantes y modernos son un excelente paseo de compras en la ciudad.

 

La ciudad de Münster es famosa por albergar una de las facultades de medicina de mayor prestigio del país, por ello su ambiente es muy  juvenil algo que la hace un sitio alegre y divertido.

Para esta época, los jóvenes forman grupos que caminan por las calles entonando canciones de navidad y hacen diferentes paradas en bares para beberse una cerveza.

Asimismo, cultura e historia no faltan en esta bella ciudad, teniendo en cuenta que fue aquí donde se realizó la negociación por la Paz de Westfalia en 1648.

Entre sus monumentos religiosos se destaca la Iglesia de San Lamberto caracterizada por poseer en su fachada tres jaulas, en las que en el pasado varios dirigentes anabaptistas fueron muertos aquí por el obispo de la ciudad en defensa de ésta.

Otra de las cosas que caracteriza Münster es el uso de las bicicletas para movilizarse y junto a Ámsterdam es la ciudad con mayor cantidad de bicicletas por habitante que posee Alemania. Sin importar demasiado el clima las personas se movilizan por toda la ciudad en sus bicicletas y en cuanto a automóviles sólo pueden verse algunos.

Es posible alquilar una para dar un hermoso y tranquilo paseo por el Promenade, una zona que posee vía exclusiva para bicicletas, rodeando el casco antiguo de la ciudad.

También, puede hacerse una visita al lago Aasee que en el invierno se transforma en la perfecta pista de patinaje, donde todo se transforma en diversión, con el marco de un bello paisaje.

Una ciudad encantadora que se adorna y alegra aún más en la Navidad, un lugar que encatará a quienes lo visiten, tanto por su belleza como por su hospitalidad.

Viaje a Italia visitando Sicilia y Cerdeña

De viaje por Italia una ruta encantadora para realizar es la visita a las regiones de Sicilia y Cerdeña, sitios con una belleza única colmados de hermosos paisajes y un enorme patrimonio tanto artístico como cultural.

Tanto Sicilia como Cerdeña son lugares maravillosos,  y para tener la posibilidad de conocerlos y disfrutar de todo lo que nos ofrecen lo ideal es dedicarles a cada lugar un día completo o más de ser necesario.

Nuestra ruta turística comienza en la bella Isla de Sicilia, famosa por sus playas magníficas bañadas por los mares Mediterráneo y Tirreno, ambos con aguas excelentes que nos darán la posibilidad de disfrutar de un día perfecto tomando un baño de sol y mar incomparable.

Una posibilidad es recorrer las costas de la isla y conocer diversas playas pues cada una de ellas nos mostrará un atractivo diferente.

Isla volcánica por excelencia Sicilia nos deslumbra con el famoso Monte Etna, situado en su orilla este. Es posible acceder hasta él para ver de cerca su inmenso cráter así como las hermosas vistas que pueden disfrutarse de la isla.

Recorrer villas pintorescas como la de Taormina mirando al mar, con un entorno natural fantástico.

Sin embargo, no dejaremos de lado el patrimonio histórico y cultural que nos reserva Sicilia, para conocerlo podemos diagramar algunas visitas a palacios y construcciones históricas de la ciudad de Palermo que serán inolvidables.

Tanto iglesias como templos antiguos forman parte de un hermoso patrimonio arquitectónico que no puede dejar de conocerse. En la isla hallaremos también, sitios arqueológicos de gran valor como son los Templos de Agrigento, Siracusa y Elinunte.

Sicilia es sinónimo de una hermosa campiña, bellas playas, una gastronomía exquisita y gente hospitalaria y alegre, un sitio con magia que quedará en nuestra memoria.

 

Siguiendo la ruta trazada llegamos a Cerdeña, otro de los bellos destinos de Italia.

Cerdeña es una hermosa isla, situada al sur de Córcega, se destaca por sus bellos paisajes, sus playas magníficas que invitan a un día de sol y relax  y su puerto con tradicionales lugares para recorrer.

Culinaria excelente, pintorescos puestos en la calle donde pueden comprarse productos típicos de la isla desde quesos hasta chocolates, todo aquí tiene un encanto especial.

Pero las cosas bellas no quedan sólo en sus playas los edificios históricos que datan de la Edad de Bronce nos muestran sus grandes fortalezas que aún hoy siguen  aquí.

En Cagliari, su capital, podremos visitar y admirar sus magníficos monumentos religiosos, antiguos poblados que guardan tesoros como hermosos templos góticos, recuerdos de la Edad Media, viejos castillos y tradicionales restaurantes todo en un marco encantador que hace de esta isla un destino único e invalorable.

La zona de la costa del norte, conocida como la Costa Esmeralda es el lugar más exclusivo y lujoso de la isla, donde también se encuentran los mejores hoteles enmarcados por la belleza sin igual de la costa mediterránea.

Dos lugares de gran belleza para visitar en una ruta llena de encanto y atractivos a cada paso imposible dejar de visitarlos en el próximo viaje a la bella tierra italiana.

Eguisheim, el encanto de Alsacia

Francia posee espectaculares sitios para ser visitados y recorridos, desde sus grandes ciudades como París hasta pequeños y encantadores pueblos que nos harán revivir la época medieval.

Para disfrutar de estos bellos sitios viajaremos hasta Alsacia donde se encuentra el pequeño poblado de Eguisheim que junto con otros sitios semejantes pertenece a la famosa Ruta del Vino.

El encanto de Eguisheim ya nos conquistará al llegar con la bonita y armoniosa estructura de forma concéntrica que posee el lugar, donde sus calles forman tres círculos que se encuentran alrededor de las ruinas del viejo castillo del siglo VIII y que formaba parte del pueblo.

Toda esta comunidad ha sido construida de forma circular ya que en tiempos pasados cumplía la función de una fortaleza para proteger a sus habitantes de ser atacados por los enemigos.

Las bonitas y pintorescas casas tienen sus fachadas pintadas en diversas tonalidades que van desde el azul, pasando por el amarillo y llegando a un delicado color rosa, en tanto que ventanas y balcones se encuentran adornadas con fuertes vigas de madera y coloridas flores.

De su pasado han quedado monumentos importantes entre ellos pueden visitarse la Iglesia de Saint Pierre et Saint Paul, una construcción moderna levantada en el siglo XIX, donde se pueden admirar un auténtico tímpano románico, un hermoso órgano y el magnífico campanario, además de algunas ruinas de la antigua iglesia románica del siglo XII sobre la cual fue levantado el actual edificio.

Llama la atención de los visitantes la gran cantidad, aunque diversidad de fuentes que pueden verse en todo el pueblo y todas de épocas diferentes, además de  un singular parque de cigüeñas, una de las atracciones más concurridas por su inigualable belleza.

En los alrededores de Eguisheim pueden recorrerse  los excelentes viñedos y ruinas de otros castillos que aún hoy descansan en la zona.

Dentro de los personajes famosos que nacieron en Eguisheim se encuentra el Papa San León IX, hijo del conde alsaciano Hugo de Eguisheim.

Todo es mágico en este hermoso poblado de la época medieval, y al estar allí parece un sueño salido de un libro de cuentos, donde  recorrer un pasado muy lejano puede hacerse realidad.

Sitios para salir de copas y cenar en Zaragoza

Cenar bien no tiene por que afectar a nuestro presupuesto. Se puede disfrutar de una buena noche de tapas por el casco antiguo sin necesidad de gastarse mucho dinero. Hay muchos sitios que están muy bien por la zona de C/Méndez Núñez o C/Estebanes con Jaime I, un pelín más arriba preguntad por un bar donde sólo dan pinchos de champiñones pero están buenísimos!!. También en Méndez Núñez casi esquina Jaime I hay un sitio para cenar que se llama La Republicana, asequible y bien situado. Si por el contrario tenéis una economía un poco más holgada, hay un sitio muy “auténtico” que se llama “El Churrasco” (por la zona “pija” en la C/Francisco de Vitoria) que pica bastante pero la carne está buenísima.

¿Y que mejor para rematar una cena que una copa? En el casco antiguo veréis muchos bares donde tomar unos cacharros, pero en concreto la C/ Temple está llena (paralela a la peatonal Alfonso I). Allí podréis encontrar un bar que está muy bien, se llama La Cucaracha. Todo esto está en una zona llamada “El Tubo” (justo al comienzo hay un bar que parece MUY cutre pero tiene las mejores patatas bravas que he probado nunca). También hay otra zona de copas “más pija” en la C/Constitución a la altura de León XIII más o menos.

Al estar todo por el casco antiguo, lo complicado es aparcar ya que o es peatonal o no hay casi sitio. Un truquito es aparcar al otro lado del río Ebro, que hay mucho más sitio y además se puede cruzar por el puente de piedra. Es un paseo muy chulo que hacer.

larepublicana_zaragoza